10 datos bíblicos del nacimiento de Jesús

1. Profecía del nacimiento en Belén

La profecía del nacimiento en Belén es un pasaje bíblico que se encuentra en el Antiguo Testamento, específicamente en Miqueas 5:2. Esta profecía predice el lugar exacto donde nacería el Mesías.

La profecía dice así: “Y tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel. Sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad” (Miqueas 5:2).

Esta profecía es sumamente importante porque desde tiempos antiguos, Belén fue identificado como el lugar de nacimiento del Mesías. Y fue precisamente allí donde Jesús, el Mesías prometido, nació. Esta profecía se cumplió de manera precisa y detallada.

El versículo señala que aunque Belén era una ciudad pequeña y poco importante en comparación con otras, sería precisamente allí donde el Señor en Israel nacería. Esta es una muestra clara del poder y la soberanía de Dios, quien eligió ese lugar específico para el nacimiento del Salvador.

El cumplimiento de esta profecía se registra en el Nuevo Testamento, en el Evangelio de Mateo y Lucas. Ambos evangelistas relatan cómo José y María, siendo residentes de Nazaret, viajaron a Belén debido a un censo ordenado por el emperador romano. Fue allí donde María dio a luz a Jesús, tal como había sido profetizado siglos atrás.

Esta profecía del nacimiento en Belén es solo una de las muchas que se encuentran en las Sagradas Escrituras. Sirve como una prueba más de la veracidad y confiabilidad de la Palabra de Dios. Es asombroso cómo Dios cumple sus promesas y cómo todas las cosas encajan perfectamente en su plan divino.

2. Anunciación a María

En el relato bíblico de la Anunciación a María, se narra el momento en el que el ángel Gabriel fue enviado por Dios para anunciarle a María que sería la madre del Mesías.

Según el evangelio de Lucas, el ángel se presentó ante María y le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lucas 1:28). Estas palabras destacan la importancia y la bendición que Dios le estaba otorgando a María.

María, sorprendida y asustada, se preguntó cómo podría ser posible, ya que era virgen (Lucas 1:34). El ángel le explicó que sería concebido por obra del Espíritu Santo y que el hijo que daría a luz sería llamado Jesús, el Salvador del mundo.

La respuesta de María fue de total entrega y sumisión a la voluntad de Dios. Ella dijo: “He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lucas 1:38). María demostró su fe y disposición para cumplir con el plan de Dios, sin importar las circunstancias.

La Anunciación a María es un momento clave en la historia bíblica y en la vida de María. Refleja la importancia de la fe, la obediencia y la confianza en Dios. Además, marca el inicio del cumplimiento de la promesa de la venida del Mesías, quien traería salvación y redención al mundo.

3. El viaje a Belén

En el relato bíblico, el viaje a Belén es un acontecimiento fundamental en la historia del nacimiento de Jesús. Según el Evangelio de Lucas, José y María, quienes estaban comprometidos, tuvieron que emprender un largo y difícil viaje desde Nazaret hasta Belén, debido a un decreto del emperador César Augusto que ordenaba un censo de toda la población.

En su camino hacia Belén, María, quien estaba embarazada, enfrentó numerosos desafíos y dificultades. El viaje se llevó a cabo a pie o en burro, lo que significaba que era agotador y lento, especialmente para una mujer embarazada. Además, el camino no era fácil, con terrenos montañosos y condiciones climáticas impredecibles.

Después de un arduo viaje, finalmente llegaron a Belén. Sin embargo, una vez allí, se encontraron con que todos los alojamientos estaban llenos debido a la gran cantidad de personas que también habían viajado para el censo. José y María tuvieron que conformarse con un establo, donde finalmente nació Jesús.


Este viaje a Belén es un símbolo de la humildad y la determinación de José y María para cumplir con el mandato divino. A pesar de los obstáculos y las circunstancias adversas, no abandonaron su propósito de llegar a Belén.

Quizás también te interese:  El Noveno Mandamiento: Ley Divina

Algunas frases importantes del relato incluyen:

  • “En su camino hacia Belén”: Esta frase destaca la travesía que José y María emprendieron para llegar a su destino.
  • “Finalmente llegaron a Belén”: Resalta el logro de José y María al alcanzar su destino deseado después de un largo viaje.

En conclusión, el viaje a Belén fue un momento crucial en la historia del nacimiento de Jesús. A través de este viaje, José y María mostraron su fe, determinación y obediencia a la voluntad de Dios.

Quizás también te interese:  Reyes de Israel y sus múltiples esposas

4. El nacimiento en un pesebre

En el relato bíblico, el nacimiento de Jesús tuvo lugar en un humilde pesebre. Esta escena es considerada como uno de los momentos más importantes de la historia cristiana, ya que simboliza la humildad y la sencillez con la que Jesús vino al mundo.

La historia nos relata que María, la madre de Jesús, y José, su padre adoptivo, no encontraron lugar en ninguna posada para hospedarse debido a la gran cantidad de personas que habían llegado a Belén. Ante esta situación, se vieron obligados a refugiarse en un pesebre, que era un lugar destinado para albergar a los animales.

En ese humilde pesebre, Jesús nació en medio de la noche. En ese momento, los ángeles anunciaron el nacimiento del Salvador a los pastores que se encontraban cerca, quienes acudieron rápidamente a ver al recién nacido y ofrecerle sus dones.

Esta escena nos enseña importantes lecciones de humildad y amor. A pesar de ser el Hijo de Dios, Jesús decidió nacer en un lugar modesto y compartió su vida con aquellos que se encontraban en las situaciones más humildes. Su nacimiento en un pesebre nos recuerda la importancia de valorar lo simple y recordar que la grandeza no siempre se encuentra en lo material.

Jesús, desde su nacimiento, nos muestra el camino hacia la humildad y el amor hacia los demás. Su historia nos invita a reflexionar sobre nuestras propias acciones y a buscar el bienestar de aquellos que nos rodean, especialmente de aquellos que se encuentran en situaciones menos favorecidas.

En esta época navideña, recordemos el significado profundo del nacimiento de Jesús en un pesebre. No se trata solo de un cuento bonito, sino de un mensaje de esperanza y amor para toda la humanidad.

5. Visita de los magos

En la historia de la Navidad, la visita de los magos es un momento clave. Estos sabios provenientes de Oriente siguieron una estrella hasta llegar a Belén, donde adoraron al recién nacido Jesús y le llevaron regalos de gran valor.

La llegada de los magos fue anunciada por una estrella especial, que iluminaba el cielo y guiaba su camino. Esta estrella era tan importante que incluso el rey Herodes se preocupó al enterarse de su significado.

Los magos, también conocidos como los Reyes Magos, eran hombres sabios y estudiosos de las estrellas. Su búsqueda del niño Jesús estaba llena de expectativa y emoción, ya que sabían que estaban presenciando algo muy especial.

Al llegar a Belén, los magos se postraron ante el niño y le rindieron homenaje. Reconocieron la importancia de este pequeño ser y supieron que estaban frente a un evento trascendental.

Quizás también te interese:  División de un libro de la Biblia

Además de adorar a Jesús, los magos también le llevaron regalos simbólicos: oro, incienso y mirra. Estos obsequios representaban la realeza, la divinidad y la mortalidad de Jesús.

La visita de los magos enriquece la historia de la Navidad, recordándonos la importancia y el significado de este momento. Su adoración y sus regalos simbolizan la fe y la esperanza que se asocian con la celebración del nacimiento de Jesús.

Referencia: Mateo 2:1-12 (NVI)